Programa Comunic@

UE FSE

A.M.P.A.

logo arbol AMPA letras

Acceso

 

HISTORIA.

El origen y la nomenclatura utilizada para denominar a esta localidad han sido motivo de numerosas polémicas eruditas. El hallazgo de vestigios romanos en la confluencia de los ríos Guadiana y Zújar indujo a establecer antecedentes pocos fundados para una comunidad de neto origen bajomedieval.

Tampoco existe coincidencia a la hora de fijar la génesis de la aldea medieval. Algún historiador rechaza la relación entre el poblado romano y el medieval, y que Aldeanueva, su nombre primigenio, empezaría a poblarse entre 1259 y 1303, entrando hacia 1270 en la esfera jurisdiccional del Señorío de Medellín. Otros establecen una secuencia anterior indicando que en un primer momento fue un caserío a orillas del Guadiana (La Serena) que luego se denominaría Aldea de Castilnovo, y por último Aldea Nueva de la Serena.

En 1303 Fernando IV la donó, venciendo las resistencias de los señores de Medellín, a la Orden de Alcántara, quedando adscrita a la jurisdicción eclesiástica del Priorato de Magacela. Tuvo en el transcurso de los años diversas denominaciones hasta que en 1423 se llama Villanueva de la Serena y se irá convirtiendo en el pueblo más importante de la comunidad de villa y tierra de Magacela y en la cabeza de los 18 pueblos enclavados en el territorio de la Real Dehesa de La Serena. En esta época se construyen edificios reveladores de su creciente importancia: el Ayuntamiento (1583), la cárcel añadida al Ayuntamiento (1595), la Iglesia (1608), la torre de la Iglesia(1635), el convento de San Bartolomé de franciscanos descalzos y un convento de franciscanas concepcionistas (1627).Ayuntamiento de Villanueva de la Serena

En 1856 adquirirá por Real Decreto de 9 de julio (Isabel II) la categoría de ciudad, lo que motivó por acuerdo del Ayuntamiento un nuevo cambio de denominación: Ciudad de la Serena. En 1890 se empleaba nuevamente el término de Villanueva de la Serena.

Las buenas relaciones entre el tercer alcalde villanovense de la Dictadura, Antonio de Miguel Romero y Gil de Zúñiga y el presidente Miguel Primo de Rivera (visitó dos veces la localidad), y la buena coyuntura económica de los años veinte, permitieron que en cuatro años (1926-1930), se procediera al empedrado de las calles, a la reparación de caminos vecinales y de la carretera de Guadalupe, se instalara el reloj de la torre parroquial y se construyeran: la Casa de Socorro, la Plaza de Abastos, el Matadero, la red de alcantarillado, el grupo escolar Primo de Rivera, etc. En el año 1926 (6 de diciembre) se le concede, por parte de Alfonso XII, al Ayuntamiento el título y tratamiento de Excelencia y seguía abierta la polémica por la denominación, hasta tal punto que en 1931 se solicitó el reconocimiento oficial del nombre de La Serena, pero que por diversos motivos no se tuvo en cuenta.

Iniciada la guerra civil, un grupo de soldados de la zona de reclutamiento secundaron el alzamiento militar en la ciudad, pero este foco rebelde fue sofocado, lo que supuso un triunfo republicano de gran importancia estratégica puesto que permitía reanudar el tráfico ferroviario y el correo con la capital de España. El 25 de julio de 1938 el ejército nacional controlaba Villanueva de la Serena y numerosos pueblos de la comarca.

 

DATOS

 

 

Localización.

Villanueva de la Serena es un municipio situado en el centro septentrional de la provincia de Badajoz, entre los 38º 59´ de latitud y los 5º 4´ de longitud. Pertenece a dos comarcas bien diferenciadas, las Vegas Altas del Guadiana y La Serena. La distancia a la capital es de 120 km. Su extensión es de 149,63 kilómetros cuadrados.

Mapa localización Villanueva de la Serena

 

 

Relieve.

La altitud media es de 294 m, siendo a orillas del río Guadiana de 250 m. El relieve por lo general es llano en la mayor parte del término por situarse sobre una cuenca sedimentaria, presentándose algo alomado en la zona sureste, debido a que es un área de transición entre vegas y penillanura. Los suelos del municipio (aluviales, regosuelos,...), que son en general de una enorme fertilidad, han gozado de transformaciones (plan de regadío) para convertirse en regables.

 

Ríos

Hidrográficamente, las corrientes de agua más notables son los ríos Guadiana y Zújar, afluente principal que tiene su desembocadura en este término. Otros ríos: Ruecas y Gargáligas.

 

Clima

El clima es de tipo mediterráneo subtropical. La temperatura media anual es de 17,4º C. Los inviernos suelen ser muy suaves, con una temperatura media de 9,3º C, alcanzando las mínimas absolutas valores de -2,5º C. El verano es seco y caluroso con una temperatura media estacional de 26,2º C y unas máximas absolutas que alcanzan los 43,4º C. La precipitación media anual es de 474,4 mm. La estación más lluviosa es el invierno (177,9 mm) y la más seca el verano (30,1 mm).

 

Vegetación.

La formación vegetal autóctona, cuya extensión es muy limitada, es del tipo durilignosa con un bosque mediterráneo representado por la encina y el alcornoque, junto a otras especies que componen el matorral como: jara, aulaga, cantueso, etc.

 

Fauna.

A pesar de la mecanización del campo, la utilización indiscriminada de plaguicidas, la inclinación de los vecinos hacia la caza que han introducido modificaciones ecológicas que están afectando gravemente a la fauna, todavía los campos son hábitat de especies como: liebre, conejo, zorro, perdiz, cigüeña, grulla o avutarda.

 

Economía.

La economía se basa en la riqueza agropecuaria, el comercio y la pequeña industria. La agricultura tiene su potencial en el regadío, destacando los cultivos herbáceos y los frutales. La economía agraria se complementa con la ganadería destacando la ovina y la porcina. Por otra parte en los últimos años, Villanueva de la Serena se ha ido consolidando como un centro de servicios abastecedor de las entidades menores que se dispersan por las Vegas e incluso de poblaciones de comarcas más lejanas como La Serena y La Siberia. Paralelamente la pequeña industria se ha ido desarrollando dando lugar a dos polígonos industriales: Cagancha y La Barca.

 

Comunicaciones.

Por Villanueva de la Serena pasa la línea de ferrocarril Madrid-Badajoz, y por sus inmediaciones la carretera N-430 (Badajoz-Valencia). Además es el punto de partida de la comarcal EX-104 (Villanueva de la Serena-Cabeza del Buey) y la BA-630 (Villanueva de la Serena-Guadalupe), entre otras. También llega un ramal de la autovía autonómica, EX-A2 desde Miajadas, donde se une a la autovía A-5.

 

POBLACIÓN.

La población de Villanueva de la Serena ha mantenido un crecimiento regular y continuado hasta mediados del siglo XX que es cuando alcanza su techo demográfico. A partir de 1940, y especialmente desde 1950, la emigración ha azotado a este municipio llevándolo a perder, hasta 1986, el 60% de los efectivos demográficos con los que contaba a mediados de siglo. La emigración ha provocado un profundo envejecimiento en esta población (22,9% son ancianos) y, por ende, un aumento de la tasa de mortalidad (10,3 por 1.000 anual en el período 1976-86) y una caída de la natalidad (8,3 por 1.000 anual en el período 1976-86).

En la actualidad con, aproximadamente, 25.000 habitantes, es el 5º núcleo de población de la provincia de Badajoz. Además se encuentra a 5 km de Don Benito, generándose entre ambas localidades una de las mayores densidades poblacionales de toda Extremadura, superando en cifras absolutas los 50.000 habitantes.

 

ARTE.

Villanueva de la Serena es una importante localidad, de las más florecientes de la Baja Extremadura, situada en el confín occidental de la comarca de La Serena, ocupando un asentamiento llano. La presencia de pobladores en la zona desde los tiempos más remotos, queda testimoniada en los hallazgos de época prehistórica aparecidos en el asentamiento celta de Los Ranchos, situado a las orillas del Guadiana, hace ya algunas décadas.

De época romana se citan restos de una fundación situada donde en la actualidad se halla el nuevo poblado de Entrerríos. Otros atribuyen a este lugar un origen más antiguo. En el siglo X, los árabes levantaron en las proximidades, al otro lado del río Guadiana, una fortaleza, que siglos después es tomada por el maestre de Alcántara, edificándose sobre sus cimientos el castillo de Castilnovo

En los inicios del siglo XIV, el núcleo se desgajó del Señorío de Medellín, a cuyos dominios pertenecía, pasando a integrarse en la jurisdicción de la Orden de Alcántara, cuyo maestre, al objeto de garantizar la seguridad de la nueva posesión, ordenó levantar una cerca defensiva rodeando la población.

A principios del siglo XIV (1310) se construyó la Casa de la Tercia, que fue lugar de reuniones capitulares de los Maestres y Comendadores de la Orden de Alcántara, almacén, etc. y que en la actualidad se está rehabilitando. A finales del siglo XV se realizaron dos obras de importante repercusión para la configuración urbanística futura de la población: la charca y el convento de los Freyres de Alcántara (actual Monasterio de San Benito), dónde en 1504 se instaló la sede del Priorato de la Orden de Alcántara. Es una casona de dos pisos de severo aspecto, fabricado en mampostería encalada. En 1575 se solicita al rey la autorización (tomar 250.000 maravedíes) para construir una Casa del Concejo (actual Ayuntamiento) que fue concluida parcialmente en 1583. El edificio que constituye una de las Casas Consistoriales de mejor traza de la región, consta de dos pisos, mostrando elegante fachada ejecutada en piedra. En la zona baja se abren tres amplios arcos de medio punto, sobre columnas jónicas, configurando un atrio fortificado.Fachada Ayuntamiento

El Convento de franciscanos descalzos de San Bartolomé (actual Iglesia de San Francisco) fue fundado en 1575 junto a la vieja ermita de Santa Ana, siendo su impulsor Fray Alonso de Santa María, pero que en 1579 se mudó de emplazamiento, concluyéndose en 1579, ocupando el llamado Campo de la Villa, en el extremo oriental de la localidad. La planta es de nave única con tres tramos, cubierta mediante bóveda de lunetas, cúpula, angosta cabecera y camarín posterior también copulado. El Convento de religiosas de la Concepción fue fundado en 1614 por el presbítero Juan Adame, en el espacio que hoy es el parque. Existen otras edificaciones religiosas: ermitas del Cristo del Santo Sepulcro, Jesús Nazareno, Nuestra Señora del Puerto, Cristo Resucitado y la de Santiago Apóstol (fundada en 1552 por Gonzalo Velázquez de Écija); capilla de Santa Isabel erigida en 1893, junto al cementerio parroquial, por iniciativa de Julián Escribano. En la actualidad en ruinas, originalmente contaba entre otros componentes, con amplío vestíbulo de gusto neogótico y buenas rejerías. Especial atención requiere la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, majestuoso edificio de grandes proporciones y elegante arquitectura de estilo herreriano, erigido por completo en sillares graníticos de regular escuadría. La iglesia primitiva, antecedente de la actual, data de 1265, levantándose el cuerpo principal en 1325, y en 1575 la capilla mayor. La obra fue reedificada de nuevo, en 1608, concluyéndose la torre en 1634. Su estructura es de salón, con planta de tres naves de igual altura, divididas en tres tramos. La cabecera es plana, de triple capilla. El exterior resulta de gran presencia, respondiendo a un severo concepto clasista de impresionante aspecto.Iglesia Nª Sª de la Asunción

En el dominio de la arquitectura civil, existen en la población diversas muestras de interés. Particular mención merece la llamada Casa de los Bolos, situada frente al Parque de la Constitución, se trata de un palacete de dos pisos y doblado con torreón en un lateral. En su fachada aparecen entre otros componentes un mirador con visera de teja vidriada, varios escudos y los bolos que la nominan. El edificio contiguo es la Casa-Museo de la familia González-Haba, en la que se conserva un interesante conjunto de obras de arte. Realización muy significativa en la localidad es el monumento de Pedro de Valdivia, situado frente al Ayuntamiento, se realizó en 1927 por Gabino Amaya, ejecutado en bronce dispuesto sobre un ajustado pedestal granítico. La emblemática sirena que aparece en la fuente del Parque de la Constitución, es obra de Perfecto Corchado, realizada en 1970. El monumento a los Conquistadores preside la plaza ajardinada de su nombre. Consta de tres figuras simbólicas: un navegante, un conquistador y un misionero en torno a un monolito que recuerda la participación de la localidad en el descubrimiento, conquista y evangelización de América. Perteneciente a la iglesia parroquial es la excelente tabla de La Sagrada Familia de Luis de Morales.

Monumento a La Sirena


 

 

PERSONAJES ILUSTRES.

Como personajes ilustres de la localidad se destacan Pedro de Valdivia y Felipe Trigo, entre otros.


Pedro de Valdivia.

Conquistador extremeño que nació posiblemente en 1497 y murió en 1553, Tucapal (Chile). Según Herrera, el lugar de nacimiento del descubridor de Chile fue Villanueva de la Serena, aunque existen otras localidades como Campanario, Zalamea de la Serena y Castuera que se lo disputan. De lo que no cabe duda es de su vinculación con La Serena.

Pasó su niñez en La Serena y su juventud en los Tercios de Flandes, ya de capitán aparece en la batalla de Pavía (1525) contra los franceses. De regreso a Extremadura, contrajo matrimonio en Zalamea de la Serena con Marina Ortíz de Gaete, pasando después a establecerse en Castuera. En 1535 se embarcó hacia el Nuevo Mundo (Venezuela) y poco después marcha al Perú para ponerse al mando de Francisco Pizarro (1536), donde se distingue en la lucha contra el rebelde Manco Inca, que había sitiado Cuzco y Lima, por lo que es recompensado (derechos de explotación de las minas de oro de Porco, y cuyos beneficios se los envió a su esposa Marina).

Estatua de Pedro ValdiviaPor esas fechas conoció a Isabel Suárez, natural de Plasencia, tomándola como criada y amante. En esta excepcional mujer encontraría Valdivia su más firme apoyo y su más estrecha colaboradora en las duras jornadas de la conquista de Chile.

En los violentos enfrentamientos entre Diego de Almagro y Francisco Pizarro, Valdivia se adhirió al partido pizarrista tomando parte en la batalla de Las Salinas (1538), donde Almagro sería derrotado y ejecutado. Le pide a Pizarro que le autorizase a organizar otra expedición hacia el sur para pacificar a los indios Chili y después de superar enormes obstáculos naturales, entre privaciones y sacrificios, en 1541 llega al valle del Mapocho y procedió a fundar la primera ciudad en la Nueva Extremadura que recibió el nombre de Santiago del Nuevo Extremo. Val divia nombró el primer Ayuntamiento con aquellos soldados que supieran leer y Estatua de Pedro de Valdiviaescribir. Pronto surgieron las desavenencias y le prepararon una conspiración, que gracias a Isabel Suárez se abortó. Pero las mayores dificultades vendrían por la hostilidad de los indios Aconcagua que sitiarían Santiago, -aprovechando la ausencia de Valdivia, que había marchado hacia el sur y fundado la ciudad de La Serena-, y le prendieron fuego. Nuevamente Isabel Suárez salvó a los españoles de su total aniquilamiento. Poco después llegarían nuevos contingentes de españoles desde el Perú lo que permitió repoblar Santiago.

La rebelión de Gonzalo Pizarro obligó a Pedro de Valdivia a marchar precipitadamente hacia Cuzco para luchar contra los sublevados. Vuelto a Chile continuó con las fundaciones de ciudades (Concepción, La Imperial, Valdivia y otras) y reconstrucción de La Serena y Valparaíso.

La sublevación de los indios araucanos, al mando del jefe Lautaro, obligó a Valdivia a marchar a Tucapal con 40 hombres para castigar a los rebeldes, pero los indios los sitiaron y atacaron con toda su furia, matando a todos.

 

Felipe Trigo.

Escritor y médico que nació en Villanueva de la Serena (1864) y murió en Madrid (1916).

Cursa el bachillerato en Badajoz y en su localidad natal y se marcha a Madrid para estudiar la carrera de Medicina, donde cambia radicalmente sus moderadas costumbres, de tal manera que el tiempo le va obligando poco a poco a curar sus miedos. La obra, autiobiográfica de esta etapa, En la carrera, no deja lugar a dudas. Escribe artículos en varios periódicos de la capital, algunos muestran el peculiar compromiso con el socialismo. El ciclo madrileño se cierra, tras la boda a los 22 años con Consuelo Seco de Luna, al doctorarse en Medicina al año siguiente.

Ejerce la proFelipe Trigofesión de médico en dos pueblos pacenses, Trujillanos y Valverde de Mérida, pero debido a la incomprensión y recelos de la gente, decide cambiar de rumbo. Gana las oposiciones a Sanidad Militar y es destinado a Sevilla y se reencuentra con la literatura. Sigue publicando artículos y compuso su primer libro, Etiología moral (1891).

Un nuevo destino le lleva a Trubia (Asturias), pero no encuentra el acomodo necesario y pide traslado a Filipinas (1895). Si gue publicando cuentos y artículos en los que se ocupa de la política colonial española. Un suceso le da resonancia y fama (los prisioneros tagalos se amotinan en Fuerte Victoria, matan a casi todos los guardianes y Trigo, con graves heridas, lograr prevenir a la guarnición de Iligan). De este viaje experimentó sensaciones imborrables que dejaron huellas en su obra (Del frío al fuego y Las Evas del Paraíso).

Se instala en Mérida donde ejerció con éxito la medicina y continuó escribiendo y publicando entre otras (Las Ingenuas, 1901; La sed de amar, 1903 -entra de lleno en la novela erótica-; Alma en los labios, 1905; El amor en la vida y en los libros, 1907).

Durante los primeros años de estancia en Madrid ven la luz una serie de novelas importantes en su carrera: La Altísima (1907); La bruta (1908); Sor Demonio (1909) y En la carrera (1909). En 1910 cae enfermo y viaja a París y ya empieza a manifestarse con fuerza la enfermedad que le llevaría al suicidio (2-Septiembre-1916): la neurastenia. En 1911 viaja a Buenos Aires donde tiene una buena acogida, regresa a Madrid, con ánimo y renovadas fuerzas para seguir escribiendo: El médico rural (1912); Los abismos (1913); Jarrapellejos (1914) -posiblemente la mejor novela española sobre el caciquismo rural-; Sí sé por qué (1916) y En camisa rosa (1916).

Fue uno de los novelistas más discutidos de su época. Los contenidos de sus novelas escandalizarán a buena parte de la sociedad española de principios de siglo. Sus ideas erótico-sociales, sobre todo su concepto de "amor libre" en el que se armonizaba lo carnal y lo espiritual y su "feminismo progresista", le valieron la repulsa de los sectores más conservadores de la época que le tacharon de pornográfico y corrupto. A pesar de la etiqueta de "autor prohibido" entra en los círculos literarios más importantes del país tratando a los más famosos de la época: Benavente, Unamuno, Valle-Inclán, Pardo Bazán, los Quintero, etc. Pero no es hasta hace bien poco, cuando se empieza a revitalizar la figura de este escritor que por avatares políticos y sociales había sido silenciado durante largo tiempo.

El Ayuntamiento de la localidad, en homenaje al ilustre escritor, organiza y promociona desde 1981 un premio literario que lleva su nombre y que se ha consolidado como uno de los más importantes y mejor dotado económicamente, reconocido a nivel nacional.

 

Otros personajes.

Destacan: Juan Morcillo (nacido en 1461), cursó estudios en Salamanca y embarcó con Colón; Juan Patiño (nacido en 1463), marino que también se incorporó a la tripulación del almirante; Alonso de Torres y Tapia (nacido en 1578), prior de la Orden de Alcántara, autor de la Crónica de esta Orden.

 

TRADICIONES Y COSTUMBRES.

 

Fiestas.

Durante la conmemoración de la Semana Santa, salen pasos procesionales con imágenes de la calidad artística de la Dolorosa de Mario Benlliure, el Crucificado de Gabino Amaya o el Nazareno y la Soledad de Eduardo Pino. El ciclo se cierra con la procesión del Resucitado y de la Virgen de la Aurora que tiene lugar el Domingo de Resurrección, denominada popularmente "La Carrerita". Se inicia en la Plaza de España a primeras horas de la mañana corriendo velozmente los portadores de las andas de la Virgen y del Resucitado al encuentro de ambos, entre una multitud expectante y emocionada.Imagen de Nuestra Señora de la Soledad

Las celebraciones en Semana Santa tiene como colofón el Día de la Jira, Lunes de Pascua de Resurrección, que todos los villanovenses pasan en el campo desde tiempos inmemoriables.

El 25 y 26 de Julio se celebran las fiestas de Santiago Apóstol y Santa Ana, con festejos populares, corrida de toros, encierro de vaquillas, toro de fuego, instalaciones de atracciones, etc.

Otras fiestas a destacar: fiestas de San Bartolomé (24 de Agosto), destaca entre sus festejos el concurso de sandías y melones y el festival de "cante jondo"; fiestas del Pilar (12 de Octubre), celebrada en el barrio del mismo nombre; fiestas de la Santa Cruz (3 de Mayo), celebradas en el barrio de la Cruz del Río, conmemorándose con canciones y bailes, dónde las niñas se visten de "maya" con lazos y bandas de colores y los niños portan con andas pequeñas cruces adornadas con flores; ferias y fiestas de Febrero (2, 3 y 4 de Febrero), de tradición ganadera, han perdido importancia en los últimos años y el Carnaval, fiesta en auge, que incluye en su programación el "manteo del pelele", recogido de la tradición popular villanovense.

 

Artesanía.

Destacan como pieza artesanal villanovense la romana que tiene un puesto de honor en el patrimonio de la artesanía local. Sus orígenes se pierden en el tiempo. En su realización se conserva toda la pureza del oficio; la grabación de barra, la parte más delicada de este trabajo es manual usando punzón o cincel y martillo, marcando previamente y haciendo las divisiones con un compás muy especial.

Los pilones y contrapesos son de aleación de cobre y cinc, con relleno de plomo para la nivelación exacta de cada peso. La precisión es insuperable. Los modelos normales se fabrican para pesar desde los 50 hasta los 300 kilos. Las miniaturas con quince centímetros de barra, análogas a la que le fue ofrecida a los Reyes de España como recuerdo de su visita a Villanueva de la Serena (4-Mayo-1977), son auténticas joyas de artesanía para mirar, que también pueden servir para pesar hasta 2 kilos.

 

Gastronomía.

En la localidad predominan las peculiaridades gastronómicas de la región extremeña, desde la caldereta al gazpacho, pasando por las migas con alguna variante. Pero dentro de la cocina típica villanovense puede recomendarse el ajo de peces, las bogas asadas con salsa o ensalada y las salchichas frescas al vino.

 

(Extraído de la Gran Enciclopedia Extremeña y de la Guía de Villanueva de la Serena)